martes, 23 de noviembre de 2010

-INTERES COMPUESTO Y PLANES DE PENSIONES.

Albert Einstein consideraba el interés compuesto como la “octava maravilla del mundo”.

Explicado de forma sencilla consiste en añadir los intereses ganados al principal de forma que esos intereses obtenidos sirven a su vez  para generar nuevos intereses.


Cuando uno entiende el interés compuesto comprende el porqué muchos grandes inversores preferían "reparar su coche antes que comprar el último modelo". 30.000 Euros al 7% durante 25 años, reinvirtiendo los intereses, supone la nada despreciable cifra de 152.171 euros  

Los mismos 30.000 euros al 14 % parecen el doble. Enorme error. Es muchísimo más. Son 696.366 euros. Es el increíble poder del interés compuesto.

Es sorprendente que una ley tan universal e inmutable de la inversión sea tan escasamente conocida por la gente de a pié, incluso por muchos profesionales de la inversión.


La realidad es que nuestros estudiantes estudian de todo, cosas que jamás van a utilizar y sin embargo principios básicos, como el interés compuesto, que con independencia de la edad, profesión…, en algún momento de su vida con toda seguridad les vendría bien conocer (como por ejemplo ser conscientes que es preferible un buen gestor a un buen jamón cuando suscriban un plan de pensiones) pasan desapercibidos. El efecto que tiene  en el capital final  la reinversión de los dividendos (o los intereses) y lo que supone obtener anualmente "un poquito más", es algo que debería formar parte de la educación más básica de una persona.

La magia del interés compuesto permite que, cuando se gestiona a una tasa adecuada, se puedan obtener a largo plazo rentabilidades extraordinarias. Por eso es fundamental rentabilizar la cartera a tipos superiores a la media de mercado aún cuando sea ligeramente por encima y si además es posible, reinvertir los intereses. La diferencia a largo plazo será enorme.


En alguna ocasión ya me he referido a que el interés compuesto es uno de los "grandes tapados" de las Sicavs y otras figuras de inversión.


Koldo

moatcapital@gmail.com

http://twitter.com/Moatcapital

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy interesante tu exposición. Dicen que quien entiende lo que implica el interés compuesto se aprovecha de él en sus inversiones; y quien no, se endeuda y paga bien caro al banco su ignorancia.
Está claro que tener un conocimiento mínimo sobre esta materia es imprescindible para todo inversor; y tener un conocimiento amplio, una gran ventaja.

Si admites sugerencias sobre temas a analizar (y postear en tu blog) te animaría a un artículo que relacionara el efecto de la capitalización continua con los sistemas periódicos de inversión del tipo "Dolar Cost Averaging" y similares. Entiendo que sería un asunto muy didáctico para todos nosotros, tus lectores.
Un saludo. Tino Alonso.

Un celtibero normal y corriente dijo...

En realidad el interés compuesto sí se estudia en las universidades españolas, concretamente cualquiera que haya cursado matemáticas financieras (en económicas y empresariales), sabe perfectamente qué es y cómo funciona.